Tres hombres para honrar

  Ayer noche en el bus, el conductor empezaba a perder la paciencia bajo el estrés de la hora pico y el cansancio de la gente. Un pasajero alto que venía de pie le gritó con todas sus fuerza, “Espera oye”, al bajarse, y siguió con una lista de insultos. Cuando giré para desaprobar al […]