El club de los chéveres

english

Yo era un gran monstruo de la perfección. Tal vez, la gente no se dio cuenta, pero yo era una gran juez. Todo lo que no me gustaba o me parecía mal mientras crecía, era una gran bandera roja. Pensaba mucho sobre cuál era la forma correcta de hacer las cosas. Recuerdo que me preguntaba cuáles eran las maneras para obtener lo perfecto. Me gustaba leer los manuales, los mapas, las voces de los expertos. Siempre había una forma correcta de sentarse y comer. La forma correcta de cocinar, y de tener amigos. ¿Por qué la gente simplemente no lo hace? Preguntaba con disgusto. Así que planeé la manera perfecta de hacer las cosas y vivir la vida perfecta para cuando llegara mi tiempo. Obviamente, cuando llegó, ya te imaginarás, me di cuenta que era más difícil de lo que parecía. Si las cosas a mi alrededor no cambiaban haciendo mis planes imposibles, yo fallaba convirtiéndome en lo imperfecto de mi plan. Muchas veces no encontraba la motivación para hacer todas las cosas bien y cumplir con las reglas. Y cuando las emociones estaban en la mesa, me era más difícil ganarles. También encontré que mi forma correcta de hacer las cosas no era usualmente la mejor o la más adecuada. Me encontré en lugares que no quería estar o me sentía horrible después de algún plan “perfecto”. Eso fue frustrante. Lo que más había tratado de evitar estaba a mí alrededor. Estaba lejos de ser perfecta y parecía inalcanzable.

Pero había algo que se demostró ser inmutable a través de los años, los errores y los cambios: Dios. Todo lo que Él una vez me había dicho a través de la Biblia resultó ser cierto. Las palabras de Jesús eran las más fijas en mi vida después de probarlas. Por lo tanto, les di toda mi confianza. El tipo de confianza que la gente joven e inocente dan cuando está emocionada. Gracias a Dios fue a Él a quien confié porque no me decepcionó a largo plazo.

Desde entonces, estoy cada vez más convencida de que Jesús es la forma correcta de vivir la vida. Realmente creo que si vivimos como Él planeó hacerlo, seríamos las personas más chéveres* de la tierra. ¿Y sabes cómo vive, ama y trabaja la gente chévere? Ellos son chéveres todo el tiempo. Y no estoy hablando de una manera tonta de “ser chévere”. Estoy hablando de ese tipo de personas que cuando las conoces, pueden no parecer grandes, pero una vez que llegas a saber quiénes son y cómo viven, acaban por hacerte sentir cómodo e inspirado. En el fondo, quieres algo de lo que tienen, sin envidia, pero en realidad te parece que hay grandeza dentro de ti también. Para mí, la gente chévere impacta en sus familias, sus profesiones, el autobús en el que están, o las tiendas que visitan para mejor. Los más chéveres afectan a grupos humanos, a países incluso; pero los cheverísimos cambian vidas. En pocas palabras, la gente chévere mejora el mundo.

No soy ingenua en que mucha gente chévere no puede mantener el puesto por mucho tiempo. Sí, la gente defrauda. Pero descubrí que la gente chévere no se va cuando se decepciona. Eso fue más de lo que esperaba. Así que me pregunto acerca de las vida cotidiana que llevan y cómo se enfrentan a los problemas. Quiero ser uno de ellos y tengo curiosidad por saber cómo reaccionan a los golpes y a los éxitos. También estoy muy interesada en cómo los chéveres son restituidos cuando fallan. Jesús hizo lo chévere posible sólo porque permite el fracaso y el perdón en su plan. Ay, tengo mucho que aprender de Él. Necesitamos el uno del otro y estoy dispuesta y apasionada por compartir lo que aprendo y lo que he visto hasta ahora. También estoy dispuesto a traducir lo que acostumbramos ver como religión. Usualmente son palabras repetidas en una iglesia o por medio de personas bien intencionadas, y son palabras que han perdido el sentido y su profundo significado. Pero en realidad son bastante chéveres. Hay una gran cantidad de chéveres que camina sobre la tierra hoy y que no me creerías quienes son. En realidad, creo que todos nacimos para ser chéveres. Amo descubrir cómo lo consigues tú. Esta es mi historia.

 

*chévere

  1. adj. Ant., Bol., Col., El Salv., Hond., Pan., Perú y Ven. Estupendo, buenísimo,excelente. (RAE)

 

english


I was a big perfection freak.

People wouldn’t had notice it but I was a big judge. Everything I disliked or seemed wrong while I was growing up, was a big red flag for me. I was always into what was the right way to do things. I remember wondering about the ways things could be done in order to make it right and perfect. I would read the manuals, the maps, the expert voices. There was always a right way to sit and to eat. The right way to cook, and to have friends over. Why people just don’t do it? I would ask in anger. So, I planned my perfect way of doing things and the way to a perfect life. Obviously, when my time came, yap, you’re right, I found out it was harder than it seemed. If things around me didn’t change, making my plans impossible, I was the one that failed. No motivation was in me to fulfill everything at perfection. And when the emotions were in the table, I wasn´t moved for the plan. I also found that my right way to do things weren’t the best or the right ones. I found myself in places I didn’t wanted to be or feeling horrible after some “perfect” plan. That was frustrating. What I tried to avoid the most was all around me. I was far from perfect and it seemed unattainable.

But there was something that proved itself unchangeable through the years and the changes: God. Everything He had once told me through the Bible proved itself to be true. Jesus words were the most truer one in my life. So, I gave them my full trust. The  kind of trust that young and innocent folks give when excited. Thanks God it was to Him I trusted because I wasn’t disappointed at the long run.

Since then, I´ve been more and more convinced that Jesus is the way, the right way to live life. I truly believe that if we do life as He planned us to do it, we would be the coolest persons on earth. And do you know how cool people live? And how cool people love? And how cool people work? They are cool everywhere! And I´m not talking in a silly way of coolness. I´m talking about that kind of persons that when you meet, they may not have a great life apparently but once you get to know who they are and how they do life, they just make you feel comfortable and inspired. Deep down you want some of what they have, with no envy, but actually you think there is greatness inside of you too. For me, cool people impact their families, their professions, the bus they’re riding, or the shops they visit for better. The coolest people impact organizations, human groups, countries; but the extremely cool ones change lives one at a time for better. In short words, the coolest people improve the world.

Many people fail to keep the cool place in our lives. Yes, people disappoint. But the cool people don’t walk away when dissapointed. And that was even bigger than what I expected. I wonder about their daily lives and how they deal with life issues; I want to be one of them and I’m curious about how they react to life punches and life successes. I´m also very interested in how cool people is set back right when they fail. Jesus made cool possible only because He allows failure and forgiveness in his plan. Oh I have so much to learn from Him. We need of each other and I´m willing and passionate to share what I learn and what I´ve seen so far. Also I´m willing to translate what we usually see just as religion or long repeated words in a church or through well intended people that had lost all sense and its deep meaning. But they’re actually pretty cool. There are a lot of the coolest people walking on earth today and you wouldn’t think who they are. Actually, I think we are all supposed to be cool. And I love to discover how you do it. Here is mine story.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s